Las 8 perversiones más soñadas

¿Cómo puede disfrutar una persona siendo humillada y azotada? ¿Por qué se excita un fetichista con solo mirar unos tacones? Estas preguntas sobre parafilias  pueden salir en cualquier conversación de tipo sexual, pero lo que muchos no nos esperamos es que este tipo de perversiones son deseadas por cientos de millones de hombres. Sí, la gran mayoría de tíos somos unos pervertidos en potencia y eso no es malo. Para nada. El sexo es vida y por eso hay que disfrutarlo. Y más si tenemos en cuenta que tan solo tenemos que contratar a una puta para disfrutar y cumplir estas fantasías.

Hay que tener en cuenta que hay muchas perversiones que desearíamos cumplir la gran mayoría de nosotros, el problema es que nos da vergüenza decirlo por miedo a que nuestra pareja, esposa o amante piense mal de nosotros. Por que un día te apetezca follarte a una tranny no quiere decir que solo quieres tener sexo con transexuales. Pero por una vez…

Lo mismo pasa con otro tipo de perversiones que muchas personas querrían cumplir y no por ello son monstruos. Al contrario, eso es sano. Más que nada por que es divertido variar y no siempre hacer lo mismo ya que la monotonía es el peor enemigo del sexo. Por lo que, no lo dudes y saca el cerdo que hay dentro de ti para cumplir todas las perversiones que puedas. Pero, ¿cuáles son las más comunes?

Hombre practicando el Voyeurismo

Estas son las perversiones más comunes

Sexo filial

Uno de los tabús más grandes que hay dentro de las perversiones es el sexo incestuoso o filial. ¿Quién no habrá mirado alguna vez, en plena pubertad, con ideas un poco cerdas a esa prima mayor a la que le han crecido las tetas antes de tiempo? Por no hablar de la cantidad de porno relacionado con esta perversión que hay en Internet en la que  vemos como una madrastra te hace una buena paja para relajarte, o esa tía cachonda que acaba follándote como una salvaje en un calentón. Lo bueno es que con una puta puedes satisfacer esta perversión de una forma muy sencilla. Tan solo tienes que explicarle lo que quieres y ella cumplirá tu fantasía sin ningún problema.

Vouyerismo

Otra de las perversiones más habituales es el vouyerismo. El morbo de ver a alguien sin que se dé cuenta es un subidón sexualmente hablando. Y si pillas a tu vecina cambiándose, en la ducha o incluso follando mejor aún. Y sí, para que una puta cumpla esta fantasía lo único que necesitas es un armario en el que esconderte y dar rienda suelta a tu imaginación.

Voyeurismo

Masoquismo

Dentro del BDsm, una de las prácticas más habituales es el masoquismo sexual. Muchos hombres y mujeres se excitan disfrutando de esa mezcla de dolor y placer. Por eso podemos incluir el masoquismo con fines sexuales dentro de las perversiones que desean muchas más personas de las que te esperas. Sí, unos azotes pueden ser muy estimulantes y la idea de estar atado y amordazado a merced de una puta es una idea realmente excitante, ¿verdad?

Sadismo

La antítesis del masoquismo es el sadismo. Consiste en disfrutar infligiendo dolor a tu pareja o a tu puta. Para eso es muy importante conocer los límites del dolor que tiene la persona que va a recibir una sesión de sadismo y, sobre todo, que sea consensuado, palabra básica en cualquier práctica de BDsm.

Fetichismo

El fetichismo es una de las prácticas sexuales más practicadas. Mucha gente lo asocia directamente al fetichismo de pies pero hay un amplio espectro de perversiones dentro de esta filia. Y es que el fetichismo puede ser con cualquier objeto inanimado, aunque principalmente se aplica sobre la ropa. Por que la idea de que una puta se vista como tú quieras, con cuero o con una falda bien cortita, puede ser realmente excitante.

Somnofilia

El sexo con tu pareja dormida es una de las perversiones más excitantes que puede tener cualquier hombre. La idea de tener a una mujer completamente a tu merced para usarla como a ti te apetezca es una idea que pone la polla dura a cualquiera. Eso sí, siempre tiene que ser consentido. Si tu mujer no te deja cumplir esta perversión, siempre puedes acudir a una puta ya que estará encantada de cumplir esta oscura fantasía sin mayores problemas.

Frouterismo

Frotarse con una mujer mola. Estar sobándola de arriba a abajo mientras pasamos nuestra polla por su culo es muy excitante. Y si encima la puta lleva ropa ajustada, como un legging deportivo o una falda muy cortita, el placer será máximo. ¿A quién no le gustaría disfrutar de esta perversión?

Exhibicionismo

El deseo de mostrar tu cuerpo a los demás es una de las perversiones más buscadas por muchas personas. Puede ponerte la polla como una roca el enseñar tus cuerpo a los demás. O aún mejor, la idea de mostrar a una mujer ante los demás puede ponerte a mil. Imagínate a una puta vestida de una forma realmente provocativa, te la llevas a un centro comercial y dejas que todos se deleiten de su cuerpo con miradas libidinosas.

Deja un comentario